Actualidad·Familia·Infancia·Meniños

15 de mayo, un día para las familias

Imagen: Freepik

Hoy, Día Internacional de la Familia, desde Fundación Meniños queremos rendir un sincero homenaje y reconocimiento a todas las familias, muy especialmente a aquellas que participan en nuestros programas y que han depositado en nosotros su confianza, en la búsqueda de oportunidades para superar dificultades y desarrollar sus proyectos vitales.

Si la infancia es sin lugar a dudas nuestra prioridad, la familia es nuestro imprescindible escenario, el ecosistema fundamental para la crianza. Así entendemos a la familia, como la referencia estable y plural de seguridad y afecto, necesaria para el desarrollo de la infancia.

Porque su labor es indispensable, crucial, en el desarrollo de todos los seres humanos y porque esa importante función de cuidar y proteger a las nuevas generaciones, necesita por derecho la implicación de toda la sociedad. Otorgar tan importante función a la estructura familiar, exige a la par que reconocimiento, la implicación y el compromiso de toda la sociedad en la disposición de recursos para que las familias puedan realizar esta noble y hermosa función.

En el mundo que hemos construido, de multitud de redes reales y virtuales interconectadas en las que nos relacionamos, la familia es la primera y más importante red de sostén, en la que crecemos y nos constituimos como personas. Disponer de una familia en las mejores condiciones para cuidar y amar, que nos proporcione seguridad emocional y física, es la necesidad más básica y fundamental para el desarrollo de todo ser humano. 

En Meniños atendemos a la promoción y la protección a la infancia y la adolescencia, fortaleciendo a las familias, apoyándolas y ayudándolas en su labor de crianza, proporcionándoles las oportunidades y los recursos para afrontar y superar las dificultades personales, sociales o contextuales que pueden estar obstaculizando sus posibilidades para cuidarse a sí mismas y para proteger y amar a las personas más vulnerables en su seno.

Es tiempo pues para detenernos hoy en este reconocimiento a las familias y para concitar la implicación de toda la sociedad con la facilitación de apoyo, de recursos y oportunidades para construir una sociedad plena de familias sanas, protectoras, productivas y partícipes de la sociedad en la que viven.

Todas las familias tienen el derecho a ser ayudadas a cumplir su función, todas tienen nuestro respeto y admiración, familias hay muchas y todas son posibles, grandes, pequeñas, biológicas, acogedoras, adoptivas, monoparentales, homoparentales, reconstituidas, … pues “la bondad familiar no está en su convencionalidad, sino en su capacidad para satisfacer las necesidades de la infancia”, tal y como dice el reconocido psicólogo Félix López.

Son muchas las familias a las que vemos día a día luchar para hacer posible aquello que desean como familias, que no es otra cosa que lo que, como dice otro gran experto, el psiquiatra infantil Jorge Barudy, viene programado de serie en nuestra biología como seres humanos: la capacidad biológica para cuidar y proteger a las crías. Esta posibilidad está inscrita en nuestro ADN, pero no siempre se dan las condiciones adecuadas para materializarla y es aquí donde entra en juego nuestra capacidad colectiva como comunidad, como sociedad, porque otra programación genética como especie es nuestra dimensión social. Hemos sobrevivido como especie gracias a que somos, ante todo, seres sociales orientados a cuidarnos.

Imagen: Unsplash

Conocemos y vivimos cada día el deseo de todas las familias para sobreponerse a condiciones adversas y la entendible fragilidad ante las dificultades. Formar una familia con un proyecto de crianza es una tarea compleja, un reto apasionante no exento de dificultades que requiere no sólo de capacidades y voluntades personales, sino también de complicidades compartidas, apoyos externos y circunstancias vitales favorables.

En un día como hoy queremos ante todo reconocernos cómplices de una comunidad y de una sociedad orientada al “buen trato”, reflejo del altruismo social que practicamos como especie humana y que nos ha permitido llegar hasta aquí. 

Como personas, como familias y como comunidades, vivir y criar, desde la perspectiva del “buen trato” y los cuidados mutuos, supone una forma determinada de relacionarnos basada en el respeto, en el afecto y en la complicidad de todos los seres humanos en la resolución de las dificultades y el apoyo a las situaciones de vulnerabilidad que nos impelen como personas, como familias y nos comprometen como sociedad. 

Mónica Permuy 
Directora 
Fundación Meniños

15 de maio, un día para as familias.

Imaxe: Freepik

Hoxe, Día Internacional da Familia, desde Fundación Meniños queremos facer unha sincera homenaxe e recoñecemento a todas as familias, moi especialmente a aquelas que participan nos nosos programas e teñen depositado en nós a súa confianza, na busca de oportunidades para superar dificultades e desenvolver os seus proxectos vitais.

Se a infancia é sen dúbida a nosa prioridade, a familia é o noso imprescindible escenario, o ecosistema fundamental para a crianza. Así entendemos á familia, coma a referencia estable e plural de seguridade e afecto, necesaria para o desenvolvemento da infancia.

Porque o seu labor é indispensable, crucial, no desenvolvemento de todos os seres humanos e porque esa importante función de coidar e protexer ás novas xeracións, precisa por dereito a implicación de toda a sociedade. Outorgar tan importante función á estrutura familiar, esixe á vez que recoñecemento, a implicación e o compromiso de toda a sociedade na disposición de recursos para que as familias podan realizar esta nobre e fermosa función.

No mundo que temos construído, de multitude de redes reais e virtuais interconectadas nas que nos relacionamos, a familia é a primeira e máis importante rede de sostén, na que medramos e nos constituímos coma persoas. Dispoñer dunha familia nas mellores condicións para coidar e amar, que nos proporcione seguridade emocional e física, é a necesidade máis básica e fundamental para o desenvolvemento de todo ser humano.

En Meniños atendemos á promoción e á protección á infancia e á adolescencia, fortalecendo ás familias, apoiándoas e axudándoas no seu labor de crianza, proporcionándolles as oportunidades e os recursos para afrontar e superar as dificultades persoais, sociais ou contextuais que poden estar obstaculizando as súas posibilidades para coidarse a si mesmas e para protexer e amar ás persoas máis vulnerables no seu seo.

É tempo pois para deternos hoxe neste recoñecemento ás familias e para concitar a implicación de toda a sociedade coa facilitación de apoio, de recursos e oportunidades para construír unha sociedade plena defamilias sas, protectoras, produtivas e partícipes da sociedade na que viven.

Todas as familias teñen o dereito a ser axudadas a cumprir a súa función, todas teñen o noso respecto e admiración. Familias hai moitas e todas son posibles: grandes, pequenas, biolóxicas, acolledoras, adoptivas, monoparentais, homoparentais, reconstituídas, … pois “a bondade familiar non está na súa convencionalidade, senón na súa capacidade para satisfacer as necesidades da infancia”, tal como di o recoñecido psicólogo Félix López.

Son moitas as familias ás que vemos día a día loitar para facer posible aquilo que desexan como familias, que non é outra cosa que o que, como di outro grande experto, o psiquiatra infantil Jorge Barudy, vén programado de serie na nosa bioloxía como seres humanos: a capacidade biolóxica para coidar e protexer ás crías. Esta posibilidade está inscrita no noso ADN, pero non sempre se dan as condiciones axeitadas para materializala e é aquí onde entra en xogo a nosa capacidade colectiva como comunidade, como sociedade, porque outra programación xenética como especie é a nosa dimensión social. Temos sobrevivido como especie grazas a que somos, ante todo, seres sociais orientados a coidarnos.

Imaxe: Unsplash

Coñecemos e vivimos cada día o desexo de todas as familias para sobrepoñerse a condicións adversas e a entendible fraxilidade ante as dificultades. Formar unha familia cun proxecto de crianza é unha tarefa complexa, un reto apaixonante non exento de dificultades que require non  só de capacidades e vontades persoais, senón tamén de complicidades compartidas, apoios externos e circunstancias vitais favorables. 

Nun día coma hoxe queremos sobre todo recoñecernos cómplices dunha comunidade e dunha sociedade orientada ao “bo trato”, reflexo do altruísmo social que practicamos como especie humana e que nos ha permitiu chegar ata aquí. 

Coma persoas, coma familias e coma comunidades, vivir e criar, desde a perspectiva do “bo trato” e os coidados mutuos, supón unha forma determinada de relacionarnos baseada no respecto, no afecto e na complicidade de todos os seres humanos na resolución das dificultades e o apoio ás situacións de vulnerabilidade que nos impelen coma persoas, coma familias e nos comprometen como sociedade. 

Mónica Permuy 
Directora 
Fundación Meniños

Familia·Infancia·Meniños

¡Feliz día de la Familia! / Feliz día da Familia!

Family of four in parkImagen: Bearfotos. Freepik

Dice un sabio proverbio africano que para educar a un niño hace falta toda una tribu. Esta frase, cuestionada por las connotaciones de cerrazón y selección que puede conllevar, no deja de ser un buen principio sobre el que ir más allá, pues la verdadera realidad es que para educar a nuestros hijos e hijas hace falta el compromiso de toda la sociedad, amplia, diversa y plural. Por eso hoy, que celebramos el Día Internacional de la Familia, es el día más señalado para resaltar que un integrante indiscutible de esa tribu son LAS FAMILIAS. Familias diversas y plurales que constituyen el entorno natural para ofrecer el amor, los cuidados y la educación que niños y niñas necesitan.

Pero parte de esa comunidad son también todos los recursos que una sociedad avanzada responsable y comprometida en forjar bienestar ha de proveer para ayudar a las familias en su labor de cuidado, educación y protección de la infancia. En Meniños nos enorgullecemos de formar parte de esa comunidad, por eso en días como hoy creemos que la mejor forma de celebrar sería abrazar a cada una de las FAMILIAS que han confiado en nuestras capacidades para acompañarlos en el capítulo más importante de sus vidas, la crianza de sus hijos e hijas.

Creemos que no hay misión más hermosa y delicada en la vida que la crianza, un reto compartido en el que todos somos necesarios. Queremos que estas palabras sean muestra del reconocimiento, sincero afecto y profundo respeto que profesamos a TODAS LAS FAMILIAS con las que hemos compartido y vamos a seguir compartiendo esa hermosa labor colectiva comprometida con la protección y el cuidado de la infancia.

Mónica Permuy
Directora
Fundación MENIÑOS

Di un sabio proverbio africano que para educar a un neno fai falta toda unha tribo. Esta frase, cuestionada polas connotacións de cerrazón e selección que pode levar, non deixa de ser un bo principio sobre o que ir máis aló, pois a verdadeira realidade é que para educar aos nosos fillos e fillas fai falta o compromiso de toda a sociedade, ampla, diversa e plural. Por iso hoxe, que celebramos o Día Internacional da Familia, é o día máis sinalado para resaltar que un integrante indiscutible desa tribo son AS FAMILIAS. Familias diversas e plurais que constitúen a contorna natural para ofrecer o amor, os coidados e a educación que nenos e nenas necesitan.

Pero parte desa comunidade son tamén todos os recursos que unha sociedade avanzada responsable e comprometida en forxar benestar debe prover para axudar ás familias no seu labor de coidado, educación e protección da infancia. En Meniños enorgullecémonos de formar parte desa comunidade, por iso en días coma hoxe cremos que a mellor forma de celebrar sería abrazar a cada unha das FAMILIAS que confiaron nas nosas capacidades para acompañalos no capítulo máis importante das súas vidas, a crianza dos seus fillos e fillas.

Cremos que non hai misión máis fermosa e delicada na vida que a crianza, un reto compartido no que todos somos necesarios. Queremos que estas palabras sexan mostra do recoñecemento, sincero afecto e profundo respecto que profesamos a TODAS AS FAMILIAS coas que compartimos e imos seguir compartindo ese fermoso labor colectivo comprometida coa protección e o coidado da infancia.

Mónica Permuy
Directora
Fundación MENIÑOS

Formación·Infancia·Meniños

Inscríbete en el curso “Evaluación de las competencias y la resiliencia parental” que ofrecemos en junio en A Coruña

formación parentalidad

Los próximos 10 y 11 de junio organizamos, con la colaboración de la  Fundación María José Jove un curso sobre parentalidad dirigido a profesionales del ámbito de la intervención social.

Esta acción formativa, titulada “Evaluación de las competencias y la resiliencia parental”, será impartida por  Emilia Comas, terapeuta especialista en protección infantil y apoyo a la marentalidad.

Solicitud Inscripcion

Programa del curso

Forma de inscripción: Enviando la solicitud de inscripción cubierta a la dirección de correo electrónico delegacion.coruna@meninos.org

Lugar de celebración de la jornada: Fundación María José Jove. Polígono de A  Grela, Edificio WorkCenter, C/ Galileo Galilei, 6, 15008 A Coruña.

Más información: 981 26 99 55