empleo·Familia·Meniños

Buscamos personal técnico en intervención familiar para Programa de Adopciones Especiales

Imagen: Freepik

PUESTO DE TRABAJO: Técnico de Intervención Familiar.

Titulación requerida: Diplomatura o Grado en Trabajo Social, Educación Social o Psicología.

Tipo de contrato: Contrato de interinidad a jornada completa.

Requisitos específicos: 
– 2 años de experiencia en programas de acogimento y/o adopción.
– Formación en acogimiento y/o adopción.
– Formación en intervención sistémica.
– Carnet de conducir y vehículo propio.

Fecha de inicio prevista para la incorporación: Inmediata.

Centro de trabajo: A Coruña.

Observaciones:
Se valorará conocimiento de la red de servicios sociales y sistema de Protección de Menores.
– Se valorará Postgrado / Master en Intervención Familiar y/o intervención con infancia.

Fecha límite recepción curricula: 28/03/2019

Contacto recepción curricula: vacantes@meninos.org
Deberá indicarse en el asunto del “Convocatoria Vacante 02_2019”

Adolescencia·Experiencias·Familia·Infancia·Meniños·Un café con...·Uncategorized

Una adopción especial puede ser… “el viaje más gratificante en la vida de una persona”

Conchi y JuanConchi y Juan están viviendo una nueva y emocionante etapa vital desde el día en el que decidieron solicitar su inclusión en el Programa de Adopciones Especiales, que desarrollamos conjuntamente con la Xunta de Galicia.

Han adoptado a tres hermanos (dos niños y una niña de 6, 8 y 10 años de edad respectivamente), con quienes conviven desde septiembre del pasado año en Vilariño de Conso, una pequeña localidad ourensana.

Nos hemos sentado con la pareja para charlar sobre su experiencia, y ahora os invitamos a conocerles.

Habéis decidido adoptar e iniciar un viaje apasionante, ayudando además a quienes tienen mayores dificultades para encontrar una familia. ¿Qué os motivó a entrar en el Programa de Adopciones Especiales?

Juan: Queríamos ser padre y madre biológicos, pero ciertas dificultades nos llevaron a barajar otras opciones. Lo que sí teníamos claro es que queríamos tener una familia. Después de sopesar los pros y los contras y de haberlo hablado mucho entre nosotros, decidimos solicitar una adopción. Y, ¿por qué una adopción especial?. Porque nos veíamos capacitados. Mi mujer es profesora, yo me crie en una familia con muchos niños, y tengo dos con los que consultamos la idea y les pareció muy bien.

Conchi: Cuando tienes un hijo o una hija has de estar preparada para todo lo que pueda venir porque el vínculo afectivo con los hijos no tiene límites. Yo quería ser madre.

¿Cuáles eran vuestras dudas y miedos iniciales?

Juan: Mi mayor miedo era si los niños y la niña estarían preparados. Nosotros ya llevábamos tiempo preparándonos pero, ¿y ellos?, ¿qué pensamientos les invaden?, se preguntarán ¿a dónde nos llevan?, ¿cómo son?… Más que miedo, tenía la duda de si ellos “me querrían adoptar a mí”. ¿Y si no congeniamos?, ¿o si no les gusta el entorno?. Sinceramente, dudas y miedos sí que hubo, pero pienso que hay que salir de ese estado si realmente quieres hacer algo.

Conchi: Yo tenía miedo a no responder adecuadamente a sus necesidades , y a no establecer los vínculos de una forma correcta. Me preocupaba que surgieran problemas al tener que llevar a la par el establecimiento de normas y la creación del vínculo afectivo. También tenía miedo a que ellos no me aceptaran a mí.

El proceso de adaptación inicial quizás sea el más complejo, ya que se activan cambios importantes, tanto para la familia adoptante como para los niños y niñas adoptados. ¿Cómo está siendo para vosotros?

Juan: Es como retroceder en el tiempo. Me veo como hace años con hijos a los que tengo que ayudar a hacer las tareas cotidianas, lo cual me alegra y me satisface, pues veo que no le he perdido la mano y me sigue gustando como entonces.

Conchi: Para mí es una experiencia nueva que me llena de ilusión, a través de la que además me realizo como madre cada día. El hecho de ayudarlos, guiarlos y estar pendiente de todo lo que les pueda pasar es muy satisfactorio, porque además ellos te gratifican estableciendo un vínculo afectivo muy sólido y creando su propia referencia familiar, que es la nuestra.

¿Y para ellos? (en casa, en el cole…).

Juan: Están encantados, pues se sienten identificados con las tareas que realizan a diario dentro de la familia. Hay cosas que les gustan más y otras menos, pero se van adaptando a la nueva forma de vida sin dificultades, aunque echan de menos amigos que quedaron atrás.

Conchi: Para ellos (la adopción) es algo que necesitaban y que inconscientemente valoran a través de la vinculación afectiva que establecen con nosotros y con el entorno que les rodea. A la niña le cuesta más adaptarse porque es mayor que los niños y su historia es más complicada. Sin embargo, el proceso de vinculación, aunque más lento, es muy fuerte.

¿De qué forma os ofrece soporte el equipo de Adopciones Especiales de Meniños?

Juan: Olalla y Bárbara están ahí para ayudarnos en el proceso. Tenemos entrevistas con ellas y nos visitan en nuestra casa. Nos sentimos apoyados y eso es importante.

Conchi: Ellas se ocupan de nuestro bienestar. Siempre nos preguntan cómo nos va y si tenemos problemas. Están ahí para ayudarnos.

Seguramente desde hace un tiempo os preguntarán. ¿Qué tal?, ¿Cómo os va?…

Juan: Es verdad que nos preguntan y todos se preocupan de cómo nos va. Es un cambio grande porque en el lugar donde vivimos casi no hay niños y al ver los nuestros todos están sorprendidos y dicen: “tres niños de un golpe, ¡qué valientes sois!, ¡qué guapos y altos son!, ¿qué edades tienen?”.

Conchi: Sí, es así. Además se sorprenden cuando ven su actitud, pues establecen unos vínculos afectivos muy sanos y sinceros a la vez que acatan las normas familiares. La gente se muestra entusiasmada, y a veces nos preguntan a donde los fuimos a buscar, entre otras cuestiones.

Habéis hecho posible que dos niños y una niña encuentren un hogar que les ofrece la protección y los cuidados que necesitan. ¿Qué os están aportando ellos a vosotros?

Juan: Nos aportan tanto o más que nosotros a ellos. Vivimos en una casa grande y pasamos de no escuchar una mosca a sentir, por fin, alegría en casa, correteos, pelotas, fichas de parchís cayendo de la mesa, preguntas que nos hacen olvidar preocupaciones y abandonar pensamientos a los que antes les dábamos más importancia de la que realmente tienen.

Conchi: Es verdad que todos los reconocimientos son buenos y que nosotros favorecemos a los niños, pero el “favor” que ellos nos hacen a nosotros es incalculable. Todos crecemos juntos de una forma paralela y muy sana.

¿Os gustaría transmitir algún mensaje a todas aquellas personas que están explorando la posibilidad de adoptar?.

Juan y Conchi: Sí, en efecto, les diríamos que no tengan miedo a afrontar una adopción, porque si se hace con el corazón puede ser el viaje más gratificante en la vida de una persona. Es verdad que los niños llegan con determinados patrones adquiridos y dejan amigos y amigas atrás, pero tienen una falta de afectividad muy grande. Si se les trata con sinceridad y se les da cariño pueden llegar a quereros más de lo que os podáis imaginar.

Aunque con un hijo biológico el vínculo afectivo se adquiere de una forma distinta, los vínculos afectivos que se establecen con los hijos e hijas adoptados son prácticamente irrompibles, pues ellos y ellas reconocen de dónde vienen, dónde estaban y dónde están.

También nos gustaría añadir que es importante estar siempre en contacto con el equipo de adopción que lleve vuestro caso, porque están ahí para ayudaros ante cualquier duda y en toda la evolución del proceso. Es también muy importante hacer cursos de preparación para familiarizarse con los procesos de adopción, ya que creemos que es necesario “aprender” a establecer vínculos con ellos.

“Dale todo lo que puedas con una mano y verás que a lo largo de la vida el niño o niña te lo devolverán con las dos”.

Enlaces de interés

Adolescencia·Familia·Infancia·Meniños

Primeiros pasos do Programa de Adopcións Especiais en Galicia

Programa de Adopcións Especiais en GaliciaDesde o pasado mes de agosto, e no marco do convenio asinado pola Fundación Meniños coa Xunta de Galicia, comezamos a mobilizar todos os nosos recursos para atopar familias galegas que estean en disposición de adoptar a aqueles nenos, nenas e adolescentes tutelados pola Administración pública que teñen maiores dificultades para atopar un fogar que lles aporte seguridade, calor e benestar.

Campaña de sensibilización

Maila boa acollida que a sociedade galega ofrece a todos os nenos e nenas que non gozan do dereito a vivir en familia, ás veces resulta máis complexo integrar a quen supera determinadas idades, pertence a un grupo de irmáns, ten unha discapacidade física e/ou intelectual ou calquera outra característica que dificulta a súa adopción.

É por iso que lanzamos unha campaña de difusión e sensibilización dirixida á sociedade no seu conxunto para visibilizar esta situación e poder atender ás necesidades desas nenas e nenos que ven máis lonxe a posibilidade de vivir en familia.

Acompañando ás familias

Pola outra banda, o noso equipo de Adopcións Especiais en Galicia, integrado actualmente por unha psicóloga e unha traballadora social, centra os seus esforzos en cubrir este baleiro, co obxectivo de crear un banco de familias adoptantes de nenas e nenos con necesidades especiais.

Despois de dous meses de traballo dedicados ao estudo dos casos abertos, á visita ás nenas e nenos en agarda de adopción e aos primeiros contactos coas persoas interesadas, Meniños comeza a tecer os fíos de soporte coas familias xa constituídas. Con elas iniciamos un proceso de información, formación, orientación e apoio para conseguir que a integración familiar se desenvolva de xeito satisfactorio para todas as partes implicadas.

Como nos comenta Olalla, traballadora social neste Programa, “comezamos a contactar coas persoas interesadas ofrecéndolles charlas informativas e formación especializada. Unha vez que as familias están en disposición de adoptar, primeiro enfocámonos en axudalas na fase de adaptación á nova situación, para despois acompañalas durante un mínimo de dous anos, escoitando as súas inquedanzas, orientándoas no día a día e achegando apoio técnico individualizado en aquelas situacións que o precisan”.

“O reto de adoptar a nenas ou nenos con necesidades especiais é tan grande como a satisfacción que aporta” – destaca Bárbara, a psicóloga do equipo – “polo que este apoio integral é moi importante. Resulta realmente emotivo escoitar a algunha persoa que chama interesándose e non pon ningún tipo de condicións para adoptar; por riba está o desexo de axudar a quen máis o precisa. É realmente admirable”.

Que podes facer ti?

Existen moitas maneiras de participar no Programa de Adopcións Especiais. Se estás pensando en formar unha familia ou desexas ampliala mediante unha adopción, animámoste a que contactes con nós. Concertaremos unha cita nas nosas oficinas para facilitarche a información que precises e solucionar as túas dúbidas.

Tamén podes axudarnos a difundir o Programa, sexas ou non profesional do ámbito ou dun medio de comunicación. Só precisamos que nos pidas o material divulgativo, para colocar carteis e dípticos nun sitio visible e compartir a campaña a través das redes sociais que utilizas habitualmente. Nesta liña, desde Meniños tamén achegamos as charlas informativas aos espazos onde consideres que existen persoas interesadas.

E para pechar o abano de posibilidades, convidámoste a colaborar connosco no teu tempo libre ou desde a túa empresa, a través do noso Plan de Voluntariado.

Descarga o Díptico do Programa de Adopcións Especiais

Algunhas experiencias

Experiencia Adopción Especial Meniños Asturias
Experiencia Familia Adopción Especial Meniños Asturias

Como contactar

Nos teléfonos: 981 269 955 / 676618924 / 678752393

E nos correos electrónicos:

adopcion.especial.t1@meninos.org

adopcion.especial.t2@meninos.org