Actualidade · Experiencias · Fundación · Meniños · ONG

Antonio Madriñán inicia una carrera de 48 horas ininterrumpidas para ayudar a Meniños

Hasta el domingo a medio día, Antonio Madriñán estará corriendo por solidaridad. Todo lo recaudado en el evento será para Meniños. 

Madriñán, que ya habló con Meniños en una ocasión anterior, estima que hoy empieza uno de sus retos más duros: recorrerá 250 kilómetros corriendo en Corvera, lo que le llevará unas 48 horas.

En declaraciones a la prensa, Madriñán ha pensado en destinar un total de 4 horas de las 48 para descansar, alimentarse (especialmente con hidratos de carbono) o cambiarse de ropa. El resto, lo destinará a su pasión: correr.

El atleta contará con un gran equipo que le ayudará, como osteópatas, fisioterapeutas, Protección Civil o la Policía Local. Allí también se podrán ver muchos rostros del atletismo, como la ganadora del Campeonato de España de media maratón, Vanesa Suárez, además de cientos de personas que le arroparemos en este desafío.

Cómo participar:

Se podrá colaborar con la prueba y sus fines de diferentes maneras, con la simple presencia en el lugar de la prueba para dar ánimos al atleta, corriendo con él durante algunos minutos o participando en la rifa solidaria con la compra de papeletas para el sorteo de regalos aportados por diversas firmas patrocinadoras, que estarán disponibles unas semanas antes de la prueba en varios locales de Corvera y Avilés al precio de un euro.

Las inscripciones para participar en la prueba se podrán realizar en la misma carpa, instalada en la zona o a través de la página web: www.esportate.es, que también colabora con el desarrollo de este reto solidario.

Comienzo el 31 de agosto a las 12:00 horas, y finalización el domingo 2 de septiembre a las 12:00 horas.

Todo lo recaudado será destinado a Meniños.

Más noticias en…

El Comercio

La Nueva España

antoniomadrian.blogspot.com.es

Actualidade · Entrevistas · Experiencias

Antonio Madriñán: «El deporte es una increíble herramienta de comunicación, de superación y de ayuda»

Antonio Madriñán nació en Ourense en el año 1982. Se describe como una persona “de naturaleza inquieta y extrovertida”, lo que le llevaría a optar, ya desde niño, a practicar algún deporte en equipo. A la edad de 8 años entraría a formar parte del Gimnastico Cudeiro Hockey Club, “donde durante muchos años disfrutó aprendiendo los grandes valores que le transmitía el juego de equipo”.

P: Antonio, ¿qué te aportaron esos años?

R: Lo que más me ha aportado mi época como deportista de equipo es, sin duda, el adquirir valores deportivos importantes para la vida, tales como el compañerismo, trabajo en equipo, lucha, superación, dedicación, esfuerzo, tranquilidad… Muchos fueron los momentos buenos que pasamos en el campo, y otros muchos como el perder no tan buenos, pero nos sirvieron como valiosas lecciones de vida ya que todo lo aprendido en esa época es lo que me ha marcado la pauta a seguir. Para mi fue una época especial, en la que disfrutaba plenamente mientras aprendía cual era la esencia del deporte. Creo que si pudiera calificar de alguna manera lo que significa el espíritu olímpico sin duda sería recordando aquella época.

P: Comentas en tu biografía que durante un tiempo abandonaste el deporte… ¿qué te llevó a tomar esa decisión?

R: El deporte a ese nivel suponía un desgaste bastante importante. Las dos últimas temporadas estaba pre-seleccionado con el combinado gallego, pero una lesión producida por un accidente de tráfico se interpuso entre nosotros, quitándome toda posibilidad de acceder a ella. Así que esto, sumado al gran desgaste que tenía, hizo que abandonase la practica deportiva.

P: ¿Cuándo decidiste volver?

R: La verdad es que nunca me volví a plantear ninguna practica deportiva de manera seria, no había cogido peso, pero si que malos hábitos como el fumar y tomar alguna copa los fines de semana, no encontraba una motivación y nada que me hiciese replantearme si que lo estaba haciendo era correcto o lo que debía hacer. Creo que una persona que no encuentra alguna motivación tiende a autodestruirse, perjudicándose seriamente sin darse cuenta o restándole importancia. Es muy fácil buscar excusas y muy difícil afrontar los problemas. En el momento que recobré la ilusión, comencé a motivarme, esa chispita se me encendió con mi entrada en el ejercito en el 2007, teníamos que correr a diario y la verdad lo pasaba bastante mal por que para mi en ese estado de dejadez me parecía todo demasiado rápido y demasiado lejos, poco a poco le fui cogiendo el gusto de ir a carreras pequeñas, haciendo cosas discretas pero con mucha ilusión. Hubo un día, en 2009, que ya no estaba a gusto con mi forma de correr, con mi forma de vivir, me puse a navegar por internet y por casualidad vi un video que  me motivó mucho, un video de Dick Hoyt el cual hace Ironman llevando a su hijo, postrado en una silla de ruedas, debido a una parálisis cerebral. Eso me llamó en exceso la atención y dije “yo tengo que hacer eso”, yo quiero superarme, así que dejé de fumar de un día para otro y fui aumentando los entrenos y replanteándome toda la vida y afrontándola.

P: ¿Qué significa para ti ahora el deporte?

R: El deporte para mi lo es todo, ha sido mi vía de escape, ha sido mi forma de aprender, de afrontar los problemas, ha sido un juego y, a parte de ser todo esto, es una increíble herramienta de comunicación, de superación y de ayuda, tanto para mi como al mundo que me rodea.

P: ¿Y el aplicar tu pasión por una buena causa, como la surgida de esta colaboración?

R: Creo que si tenemos un don o una habilidad con la que podemos hacer grandes cosas, aunque seamos pequeñas personas, debemos hacerlo. Siempre he dicho que no me gusta correr, que lo que me gusta es superarme, hoy en día me gusta competir, pero no concibo el hecho de poder ayudar a alguien a través del deporte y no hacerlo, creo que es también un ejercicio de autoayuda, ya que me reconforta mucho saber que lo que estoy haciendo no es por mi si no por los demás, esta es mi tercera colaboración con Meniños, me siento con vosotros como si estuviera en familia. Mi situación personal no es comparable a la de la mayoría de los niños que pasa por la Fundación, pero si que en muchos aspectos ha sido semejante,  ha habido momentos en los que he estado solo con mi hermana, desorientado y huérfano, me hubiera gustado en esa época haberme encontrado con alguien que hiciera cosas como las que ellos hacen o incluso alguien que apoyara a la Fundación como trato de hacer yo hoy en día.

P: Cuentas que #Corvera48 sea “posiblemente el reto más difícil” al que te has enfrentado… 48 horas en un circuito de 800 metros para recaudar fondos para la Fundación Meniños… ¿qué te impulsa a hacerle frente a este desafío y qué esperas obtener con la prueba?

R: En el aspecto físico, seguro que es el más duro al que me he enfrentado. Nunca he estado tantas horas despierto y eso creo que va a ser uno de los principales inconvenientes. No siento miedo, ya que me da mucha confianza todo el apoyo que me está mostrando todo el mundo, pero aun así espero más apoyo que me de fuerzas y que me empuje en ese montonazo de horas. Me siento fuerte psicológicamente y me motiva pensar que dentro de unos meses, cuando sea padre, pueda tener una buena historia que contarle a mi hijo. Deportivamente no me planteo mucho la prueba, si que lo hago en el resto de los aspectos y, lo que espero de ella, es que sea una jornada en familia. No importa cuantos kilómetros de corrido, ni cuantas horas esté despierto, lo que va a importar realmente de la prueba es que ya lo hemos conseguido en gran medida. Durante todos estos meses hemos trabajado muchas personas muy duramente para conseguir hacer una gran piña, y eso es lo que somos una enorme piña que ha conseguido poner de acuerdo a parte de una sociedad demandando su atención y escuchando lo que realmente es importante, la labor que diariamente desarrolla gente como Meniños. Simplemente creo que lo hemos conseguido, debo un montón de gracias a cientos de personas que están detrás de #Corvera48, vosotros ya habéis llegado a la meta. GRACIAS.

Actualidade · Entrevistas · Familia · Fundación · Meniños · ONG

Andrés Hernández, responsable de Proyectos Educativos de Meniños: “Después de la familia, la escuela es la institución más importante en el desarrollo de la infancia”

El programa Convivimos nace para fomentar una convivencia basada en el respeto a la diversidad y en la igualdad en derechos y responsabilidades.

Andrés Hernández es el responsable de Proyectos Educativos de la Fundación Meniños, quien explica que, “en España, alrededor de unos 6.000 niños, niñas y adolescentes sufren anualmente algún tipo de maltrato o desatención en el ámbito familiar”. “De ellos, entre la mitad y la tercera parte correspondería a negligencias físicas o desatenciones”, aclara.

Y lo hace en medio de una conversación, a raiz del programa Convivimos, que se instaurará en septiembre, en la que desvela que, en estos temas, “las cifras siempre son inexactas” y, en muchos casos, “tan solo la punta del iceberg” de un problema latente al que se le intenta poner remedio, realizando, entre otros, programas que fomenten una convivencia basada en el respeto a la diversidad y en la igualdad en derechos y responsabilidades. Así nace Convivimos.

P: Andrés, ¿en qué sentido las escuelas pueden ocupar un lugar clave para el desarrollo social de estos niños y niñas?

R: Después de la familia, la escuela es la institución más importante en el desarrollo de la infancia y, en ocasiones, incluso más que la familia. Su papel en relación al maltrato es clave, sobre todo, en tres aspectos. El primero de ellos es la prevención, la sensibilización y la promoción del buen trato, a través de actuaciones de carácter educativo, como el proyecto Convivimos. El segundo, pasa por la detección, valoración y notificación de situaciones en las que hay indicios de desatención o maltrato. Y, por último, está el abordaje e intervención de situaciones que, sin constituir una negligencia clara, necesitan de una solución urgente para que no se cronifiquen o agraven. Son situaciones que, metafóricamente, denominamos “en ámbar”[1].

Para poder llevar a cabo este papel, las escuelas necesitan apoyo técnico y recursos; pero también, un mayor prestigio social, pues probablemente, el que tienen está lejos de corresponder con su importancia y relevancia.

P: Entonces, ¿cómo el proyecto “Convivimos” de Meniños ayuda a enfocar el trabajo de los educadores en las escuelas?

R: Este proyecto facilita un material didáctico específico para poder llevar a cabo de una manera sencilla en las aulas, y encuadrado en su desarrollo curricular. Al estar dirigido a la Educación Infantil (3-5 años), cubre un espacio que está mucho menos cubierto que los demás ciclos educativos, en cuanto a la dotación de materiales. Y cuenta también con el asesoramiento técnico de la Fundación para su ejecución a lo largo del curso.

P: Y la idea central de Convivimos pasa por…

R: Fomentar una convivencia basada en el respeto a la diversidad, y en la igualdad en derechos y responsabilidades. Concretamente, su desarrollo gira alrededor de una idea, el “abecedario de la convivencia”: los niños y niñas trabajan una serie de conceptos básicos para la convivencia, mediante actividades sencillas, cuentos, dinámicas…

P: ¿Cuándo entrará en funcionamiento Convivimos?

R: En este próximo curso 2012/13. El material estará disponible en la primera semana de septiembre, y también lo tendremos en nuestra página Web educativa, “Mundo de Milu” (www.mundodemilu.org)

 P: Y durará hasta…

R: Cuando empezamos un proyecto de estas características, la idea es que tenga un recorrido mínimo de tres o cuatro cursos (modificando y ampliando el material). Pero la situación económica crítica nos está afectando, y está siendo muy difícil conseguir financiación ya no para darle estabilidad, sino para sacar adelante lo programado para este año, por lo que no se puede precisar una fecha.

P: El curso pasado se llevó a cabo un proyecto similar, “Haciendo Familias”, ¿cómo fue la valoración?

R: Haciendo Familias  finalizó su trayectoria en Galicia tras siete años, tanto en Primaria como en Infantil. Desde hace tres años, está también en Asturias y Madrid, donde continuará. Hablamos de alrededor de 50.000 niños y niñas que han participado en sus actividades, y una valoración muy alta del profesorado participante. Sin duda, ha sido un éxito.

Para saber más…

[En nuestra página también hay materiales (cuadernos anuales de participación) que recogen una muestra del trabajo realizado y las principales conclusiones].


[1] Contamos con un proyecto centrado en este ámbito: “Cuando el semáforo está en ámbar”. http://www.meninos.org/mundodemilu/p_semaforogal.htm