Save the Children presenta la guía ‘Quién te quiere a ti’ para mejorar la educación

La ONG Save the Children ha presentado esta semana su guía ‘Quién te quiere a ti’ sobre cómo educar en positivo, en la que asume que el castigo físico o psicológico supone una vulneración de los derechos de los niños frente a la creencia mayoritaria de los adultos a pensar que “a veces es necesario pegar a un niño para educarlo”, según datos de la última encuesta del CIS.

“Los azotes, insultos o amenazas causan en los niños dolor, tristeza, miedo o soledad y legitiman el uso de la violencia entre generaciones”, señala la guía, a la vez que recuerda que existen pautas y herramientas para educar, corregir o establecer disciplina sin utilizar el castigo físico o psicológico, basadas en el respeto a los derechos del niño, el afecto y el establecimiento de normas y límites.

La guía se hará llegar a colegios, asociaciones de padres e instituciones relacionadas con la infancia en España y contará además con un espacio web en www.savethechildren.es/quieroquetequiero con consejos prácticos y un blog en el que colaboran expertos en la materia.

¿Quieres saber más?

La Convención sobre los derechos del niño de Naciones Unidas reconoce a las familias como un grupo fundamental de la sociedad y el medio idóneo para el crecimiento de los niños y las niñas. Crecer en un entorno familiar que les proporcione seguridad, amor y comprensión es la mejor manera de asegurarles su normal y pleno desarrollo físico, emocional y social.

La socialización primaria en la familia es clave para la formación de futuros ciudadanos adultos, responsables y comprometidos con la sociedad. Esta socialización se consigue ejerciendo una parentalidad responsable y positiva, basada en los derechos del niño, en el afecto y también en el establecimiento de normas y límites.

La parentalidad positiva se basa en tres condiciones: conocer, proteger y dialogar.

• Conocer y entender a los niños y las niñas: cómo sienten, piensan y reaccionan según su etapa de desarrollo.
• Ofrecer seguridad y estabilidad: los niños y las niñas tienen que confiar en sus padres y madres, sentirse protegidos y guiados.
• Optar por la resolución de los problemas de manera positiva: sin recurrir a castigos físicos y humillantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Adolescencia, Familia, Infancia, ONG. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s